Categorías
Reseña

‘Siempre tendremos 20 años’, de Jaime Martín

«Un largo camino por recorrer,

un cielo plagado de pájaros negros»

Prólogo de ‘Siempre tendremos 20 años’.

Jaime Martín posiblemente sea uno de esos grandes dibujantes españoles que no son tan conocidos o reconocidos como se mereciera, al menos en el mercado español. Y es una rabia. Es todo un profesional de la historieta que lleva trabajando por y para el cómic más de 30 años; ya ha publicado varios álbumes, tanto para el mercado español como para el francés, con notable éxito. Pero claro, esto no le llegó de la noche a la mañana: Martín empezó dibujando primero para revistas infantiles, entre las que destaco ‘Bichos’ (una de mis revistas favoritas de la infancia); luego para revistas de cómics, como la mítica ‘El Víbora’, donde publicó series como ‘Sangre de barrio‘ o ‘Los primos del parque‘, ya con crítica social y un marcado tono underground. Y a esto último nos remitimos en este cómic de reciente publicación: de aquellos polvos estos lodos, ni más ni menos.

Con este cómic, el autor cierra una trilogía que empezó conLas guerras silenciosas´, y siguió con Jamás tendré 20 años‘, tebeos dedicados a su padre y a su abuela respectivamente. En este ‘Siempre tendremos 20 años’, el autor nos ofrece un recorrido por su vida, desde la niñez hasta el 2010 aproximadamente; una vida impregnada por el heavy, la amistad y los tebeos, muchos tebeos.

Viñeta de ‘Siempre tendremos 20 años’, de Jaime Martín.

Jaime Martín creció en un barrio del extrarradio de Barcelona en los años 70 y 80, una época que respiraba ansias de libertad. Martín podría haber sido un niño más, pero tenía algo que le diferenciaba del resto y que pronto le haría destacar: su afición por el dibujo; así, nos empieza contando en esta obra los orígenes de su afición a los tebeos y al dibujo, o cuáles fueron sus primeros encargos remunerados como dibujante y cómo consciente o inconscientemente fue orientando su vida hacia esta afición que en el futuro se convirtió en su trabajo.

El título del cómic: ‘Siempre tendremos 20 años’ es muy significativo, el dibujante se deleita contándonos la etapa de su vida que más le marcó su adolescencia y primera juventud, esa etapa que va de los 15 a los 25 y en la que todos formamos nuestra personalidad, aquella que no nos abandonará nunca. Tampoco lo hacen los amigos, bien presentes en la portada;  y es que la amistad es otro de los grandes puntos del cómic: la amistad como empujón para avanzar, como tripi para viajar o como escudo para refugiarse. Da gusto ver cómo Martín nos presenta a su pandilla, y cómo vemos crecer a sus amigos junto a él en toda la lectura del cómic. Y lo que es más, consigue que seamos uno más de ese grupo y que nos importe la vida de cada uno de ellos.

El autor recalca mucho la importancia que tuvo para él el cómic, fue el motor que le ayudó a seguir luchando, así que no me extrañaría que quisiese devolverle este favor y hacer esta obra, que rezuma respeto y amor al medio por los cuatro costados. En este recuerdo de su vida, también ha querido recordar dibujantes que fueron clave en su vida, así como las revistas en las que empezó a publicar y lo duro que trabajó para conseguir su sueño.

Recreación de la redacción de ‘El Víbora’ en ‘Siempre tendremos 20 años’.

El arte de este álbum es excelente. Jaime Martín tiene un estilo propio y único, un estilo europeo y claro, con aroma y nostalgia a cómic underground. Consigue un trazo elegante y firme, y hace un uso excelente del color. El resultado de todo esto: un tebeo con un dibujo que brilla con luz propia. Además, es un autor que tiene oficio, sabe narrar y se nota; los encuadres, el ritmo que imprime a su historia, todo es excelente. Sabe cómo plasmar su historia en viñetas y algo más difícil: sabe cómo hacer que esas viñetas lleguen al corazón y emocionarte, y esto no es nada sencillo.

Jaime Martín vuelve a publicar con Norma Editorial, que nos trae este cómic en un precioso álbum en tapita dura y con un acabado impecable. Y ojo, que para más inri, regala con la primera edición una lámina exclusiva digna de ser enmarcada, el colofón perfecto para esta obra. Así que no lo penséis más y haceos con este tebeo, que es un canto de amor al cómic, perfecto para leer y releer tantas veces como sea posible.


Charla en directo con Jaime Martín

Si te has quedado con ganas de más, échale un ojo a la charla que tuvimos con Jaime Martín el pasado 21 de octubre:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.